23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

Cádiz, punto de partida

EMILIO LÓPEZ / DIARIO DE CÁDIZ

INICIO

Las Misioneras de la Inmaculada Concepción conmemoran mañana con un encuentro los 125 años de la salida de las cinco primeras religiosas para Guinea

Las Misioneras de la Inmaculada Concepción celebran mañana en Cádiz un encuentro misionero para conmemorar el 125 aniversario de su partida desde la capital gaditana hacia Guinea Ecuatorial.

Los actos se iniciarán a las once de la mañana, en la iglesia de Santo Domingo, santuario de la Virgen del Rosario, Patrona de Cádiz, donde el obispo de la diócesis, Antonio Ceballos, presidirá una concelebración eucarística.

Luego, a bordo del barco La Pepa Cádiz llegarán hasta La Carraca, de donde salieron para el entonces Fernando Poo, y de regreso a la capital se reunirán para almorzar y, posteriormente, en el salón de actos del colegio de las Carmelitas, abordarán la efemérides.

La madre sor Manuela Ariza, superiora de la Residencia de Estudiantes La Inmaculada de la calle Santo Cristo, perteneciente a las Concepcionistas, que fundara en 1850 en Mataró (Barcelona) Alfonsa Cavín, destaca que fue precisamente del puerto de Cádiz de donde partieron en 1885 las primeras cinco misioneras.

Apunta que fueron la madre María Jesús Güel, la primera superiora, con las religiosas María de los Ángeles Perera, Constanza Selva, Alejandra Sibila y Beatriz Monrós, después de que su superiora general, la madre Valentina Vigo, aceptara la petición del entonces superior general de los Claretianos, padre Xifré, que solicitó la presencia de las religiosas en Fernando Poo, donde ya llevaban un año, para la educación y promoción de la mujer.

Las cinco religiosas llegaron desde Barcelona a la capital gaditana a bordo del buque correo Panamá y se trasladaron a Fernando Poo en la corbeta de la Armada española La Ferrolana, un velero de tres palos que previamente fue reparado en el Arsenal de La Caracas para el 6 de noviembre emprender la larga travesía, en la que debido a un temporal entre Tenerife y Gran Canaria estuvieron a punto de naufragar.

Pasaron las fiestas navideñas a bordo de La Ferrolana, atracados en Sierra Leona y, finalmente, junto con otros 18 misioneros claretianos, llegaron a Fernando Poo el 27 de enero, siendo las primeras misioneras españolas en tierra africana.

A los pocos días de su llegada se abrió la primera escuela en Santa Isabel, considerada pronto como un elemento indispensable para la educación de las niñas guineanas, hasta el extremo que en 1889 el prefecto apostólico dirigió al Ministerio de Ultramar un escrito en el que afirmaba que en la capital se empezaba a notar un cambio favorable y la diferencia entre las niñas del pueblo y la alumnas del colegio de las religiosas, destacando que las segundas sabían leer y escribir con bastante regularidad y, además, estaban bien instruidas en labores de costura y quehaceres domésticos.

Un año después se instaló otro colegio en Basilé, al que siguieron otros en Corisco, trasladado luego a Elobey para poblar esa isla y más tarde a Calatrava. Asimismo, en 1905 se fundó el de Bátete y en 1918 el de Bata, al que siguieron un internado y un orfanato en Santa Isabel en 1930 y 1941, respectivamente.

Igualmente las hermanas se ocuparon de la casa cuna, la leprosería y el preventorio antileproso, para hijos de leprosos, fundado en 1939 en Nkuefulán y trasladado a la misión de Mikomeseng en 1950.

También en 1907, en colaboración con el Vicariato, fundaron la Asociación de Oblatas de María Inmaculada, ayudando a la formación para la vida consagrada de las jóvenes guineanas.

Sor Manuela Ariza, que ha estado destinada en Guinea, alude a que la Congregación, que en Algeciras cuenta con un colegio y una casa de inserción, en Tarifa dispone de una residencia de ancianos y en Ceuta con otro colegio, a parte de en Guinea Ecuatorial, ejercen su misión en Camerún, Ghana y Liberia, así como en México, Venezuela, Colombia, Paraguay y Argentina, mientras que la casa general está en Roma. Mañana, las Misioneras Concepcionistas recordarán su partida hacia aquel país, donde se habla y se reza en español.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura