23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

CARTA PASTORAL CON MOTIVO DE LA PASCUA DEL ENFERMO 2010

PRENSA-OBISPADO

INICIO

Día del Enfermo

Dando vida, sembrando esperanza

Monseñor Antonio Ceballos

Mis queridos diocesanos:

El día 9 de mayo, Domingo VI de Pascua, celebra la Iglesia de España la “Pascua del Enfermo”. La finalidad principal de esta Jornada consiste en sensibilizar a toda la comunidad cristiana sobre la importancia espiritual y eclesial del mundo de los enfermos.

1. La enfermedad y el sufrimiento como escuela de esperanza

El lema de este año reza así: “Dando vida, sembrando esperanza”. El Papa en su Mensaje de este año escribe que Jesús “nos exhorta a inclinarnos sobre las heridas del cuerpo y del espíritu de tantos hermanos y hermanas nuestros que encontramos por los caminos del mundo; nos ayuda a comprender que, con la gracia de Dios acogida y vivida en la vida de cada día, la experiencia de la enfermedad y del sufrimiento puede llegar a ser escuela de esperanza” (Benedicto XVI, Mensaje para la XVIII Jornada Mundial del Enfermo 2010).

2. XXV Aniversario del Consejo Pontificio de la Pastoral de la Salud

Este año 2010 coincide con el 25ºaniversario de la Institución del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, y por esta razón el Papa Benedicto XVI expresa su deseo de que esta efemérides “sea ocasión para un celo apostólico más generoso al servicio de los enfermos y de quienes cuidan de ellos” (Ibíd.).

3. Predilección de Jesús por los enfermos

Jesús nos ofrece un claro ejemplo de esta solicitud por los enfermos: “En su actividad mesiánica en medio de Israel, Cristo se acercó incesantemente al mundo del sufrimiento humano. “Pasó haciendo el bien”, y este obrar suyo se dirigía, ante todo, a los enfermos y a quienes esperaban ayuda” (Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, n. 16).

4. Sensibilidad de la Iglesia por los enfermos

La Iglesia, a lo largo de los siglos, ha sido igualmente muy sensible a la atención y al servicio de los enfermos, creando al efecto Congregaciones e Institutos con este carisma, como un sector preferido de su misión salvadora.

5. Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud

El Papa Juan Pablo II mostró a lo largo de su Pontificado un vivo interés por los enfermos y terminó, instituyendo el Consejo pontificio para la pastoral de los agentes sanitarios, con la función de coordinar todas las instituciones católicas dedicadas a la pastoral de los enfermos, y cuyo 25º aniversario se celebra este año 2010.

Es necesario, pues, que esta solicitud eclesial llegue a toda la comunidad de creyentes. Y esta Jornada es, al efecto, una fecha propicia para suscitar una corriente de fraternidad, de caridad sincera y de plegaria ferviente para los enfermos, orando con ellos y por ellos.

Bien sabemos que esta porción doliente del cuerpo místico de Cristo, con su aceptación serena, cristiana y sobrenatural de sus dolores, “completa lo que falta a la pasión de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia (Col 1,24), ya que su oblación, con sentido de fe y de comunión con Cristo, es toda una riqueza insospechada para el fortalecimiento de la vida cristiana en nuestras comunidades. En este sentido el Papa escribe: “En el misterio de su pasión, muerte y resurrección, el sufrimiento humano encuentra sentido y la plenitud de la luz (Benedicto XVI, Mensaje para la XVIII Jornada Mundial del Enfermo 2010).

6. El testimonio del Papa BenedictoXVI

El Papa recuerda en su Mensaje que “en el actual momento histórico-cultural, se siente todavía más la exigencia de presencia eclesial atenta y generalizada al lado de los enfermos, así como de una presencia en la sociedad capaz de transmitir de manera eficaz los valores evangélicos para la defensa de la vida humana en todas sus fases, desde su concepción hasta su fin natural” (Ibíd.).

7. Oración y agradecimiento

Con el Santo Padre Benedicto XVI agradecemos de todo corazón a todas las personas que en nuestra Diócesis “realizan un servicio para con los que están enfermos y los que sufren”, haciendo que el apostolado de la misericordia de Dios, al que se dedican, responda cada vez mejor a las nuevas exigencias” (cf. Juan Pablo II, Constitución Apostólica Pastor bonus, art. 152).

En este Año Sacerdotal muestro también mi agradecimiento al Papa Benedicto y me dirijo a todos vosotros, amadísimos sacerdotes de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, “ministros de los enfermos”, que sois signo e instrumento de la compasión de Cristo, que debe llegar a cada ser humano marcado por el sufrimiento. Sé muy bien que tenéis predilección por los enfermos, no obstante, os invito a que no ahorréis energías en procurarles atención y consuelo. No olvidéis que el tiempo que dedicáis a estar junto al enfermo que sufre es un momento de gracia que repercute en todas las otras dimensiones de nuestra vida apostólica.

A vosotros, queridos enfermos, os ruego que recéis y ofrezcáis vuestros sufrimientos por los sacerdotes y por las vocaciones sacerdotales y la vida consagrada, afín de que no sólo permanezcan fieles a la vocación a la que han sido llamados, sino que también den frutos espirituales en beneficio de toda la Iglesia.

Que Santa María, Salud de los enfermos, nos proteja, acompañe y aliente en el camino de la atención y amor a los enfermos.

Reza por vosotros, os quiere y bendice,

+ Antonio Ceballos Atienza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Cádiz, 20 de abril de 2010.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura