23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

CLAUSURA DE LOS ACTOS POR EL IV CENTENARIO DEVOCIONAL EN SAN ROQUE

14-NOVIEMBRE/SAN ROQUE

INICIO

El obispo de Cádiz, Antonio Ceballos, ha oficiado hoy, domingo, una misa en la Parroquia de Santa María Coronada a la que siguió una Exaltación a cargo del presidente del Consejo Local de Cofradías de Puerto Real. Se clausuraban así los actos con los que se han celebrado los 400 años de devoción de las imágenes de la Virgen de la Soledad, el Cristo de la Veracruz y el Cristo del Santo Entierro. Durante la eucaristía cantó la Coral “Inmaculada Concepción” de Campamento.

Se tiene constancia documental de que los Hermanos Franciscanos rendían culto y procesionaban, hace 400 años en Gibraltar, a la Virgen de la Soledad, el Cristo de la Veracruz y el Cristo del Santo Entierro, además de la Virgen de la Magdalena y San Juan del Calvario. Estos actos de “400 años de devoción” han sido organizados por las dos hermandades implicadas y el Consejo Local de Hermandades y Cofradías, con la colaboración del Ayuntamiento de San Roque.

Tras la misa concelebrada y cantada, la Exaltación a las imágenes corrió a cargo de Felipe Salvador, presidente del Consejo de Hermandades de Puerto Real, que realizó una Exaltación histórica con la asistencia del historiador y sacerdote Pedro Rodríguez.

Los actos de 400 años de devoción comenzaron el pasado jueves con un Triduo a las imágenes a las 20 horas en la Parroquia de Santa María Coronada. Por otro lado, durante la noche del viernes tuvo lugar en el Palacio de los Gobernadores la presentación del libro de Pedro Rodríguez Molina “La toma de Gibraltar y sus consecuencias en la Iglesia Católica. El cura Romero (1646-1720), héroe y confesor de la fe”. Se trata de una edición del Servicio de Publicaciones de la Fundación Municipal de Cultura “Luis Ortega Brú”, con el patrocinio de la empresa Cepsa.

Ambas hermandades recibieron en mayo de este año sendas menciones especiales durante el Pleno Especial por el Día de la Ciudad. En el libro de Alonso Hernández del Portillo, escrito entre 1605 y 1610, “Historia de la Muy Noble y Más Leal Ciudad de Gibraltar” aparece mencionada la cofradía de “Nuestra Señora de la Soledad y Entierro y Sepulcro de Cristo, con disciplina”, que tenía su sede en el convento de San Francisco. Además, se dice que “la cofradía de la Santa Vera Cruz tiene una buena y alegre iglesia en la calle Real”. Se trata, pues, de las dos primeras referencias escritas que sobre ambas hermandades, aunque su existencia se remontaría mucho más atrás en el tiempo.

Tras la toma de Gibraltar por los británicos, la cofradía de la Soledad y el Santo Entierro continuó su existencia en San Roque, donde sus miembros habían logrado reunir algunas alhajas y hasta donde habían podido trasladar sus queridas imágenes. Pasado el tiempo, en 1960, adoptó el título de Ilustre al ser acogida por el Ayuntamiento de la ciudad. Posteriormente pasaría a un grupo de devotos, desvinculándose del Ayuntamiento.

En cuanto a la Hermandad de la Vera Cruz, que probablemente fue la más antigua de Gibraltar remontándose a la primera mitad del siglo XVI. Ya en San Roque, en 1717, se donó a Juan de Silva una capilla para colocar en ella la imagen, donación que no se formalizó hasta 1720. En ese mismo año, el Rey ordenó que se hicieran rogativas para librar a la población del cólera que existía en Marsella. Con tal motivo, en la ciudad se organizó una procesión con el Cristo de la Vera Cruz. La misma ciudad acordó la procesión de la imagen en solicitud de lluvias, en mayo de 1780. Durante la dura sequía de 1849 recibió el título de “Cristo de las Aguas”, ya que poco después de que lo sacaran en procesión para pedir que lloviera, comenzaron las lluvias en San Roque.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura