4 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

COMIENZA EL ESTUDIO PATOLÓGICO DE LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO EN CEUTA

S.V. CEUTA.   www.elfaroceutamelilla.es

INICIO.

san-franciscoEl Laboratorio de Control de Calidad de Ceuta ha iniciado ya el estudio patológico de la iglesia de San Francisco, cuyas importantes deficiencias obligaban al cierre del templo hace unas semanas y a una intervención de urgencia de cara a su rehabilitación.

De momento, los primeros pasos de esta actuación se están centrando en la recopilación de los datos necesarios para conocer con todo detalle el estado de la parroquia, según explica José Miguel Pellicer, arquitecto técnico y responsable del Laboratorio de Control, “es una labor de investigación para aclarar ciertos aspectos que nos ofrezcan indicios del estado en que se encuentra el edificio”.

La historia del templo, las modificaciones hechas a lo largo de los años, los edificios cercanos y qué causas pueden haber motivado el deterioro del inmueble, son algunas de las informaciones que se incorporarán a este proyecto. Paralelamente a esta recopilación de datos, que durará entre dos y tres días, los responsables de elaborar el estudio patológico están efectuando los mapas de fisura, a fin de determinar las zonas más deterioradas del templo, comenta Pellicer, “estamos dibujando las fisuras y a partir de ahí se hará una lectura de cómo van evolucionando”.
Posteriormente, se continuará con la medición de la temperatura y humedad de dichas fisuras, para comenzar un estudio más exhaustivo de las bóvedas.

El estudio patológico también incluye, además del análisis de muros y cubiertas, un “chequeo” de la cimentación, que dará como resultado la detección de las deficiencias y sus posibles soluciones que serán planteadas por los responsables del Laboratorio, “una vez se conozca cual es el problema recomendaremos la actuación a acometer, y ya se pondría en marcha el proyecto de restauración”, señala Pellicer.

Este edificio data de 1715 y el paso de los siglos ha hecho mella en su estructura, lo que obligaba al cierre de la iglesia para mantener la seguridad de los feligreses, ante la posible caída de cascotes.
Lo que aún se desconoce es el presupuesto que se destinará a la elaboración del estudio y del posterior proyecto de rehabilitación, aunque todo parece apuntar a que podría ser la Ciudad la que destine la financiación necesaria para esta actuación.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura