4 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

CONCEDIDA UNA SUBVENCIÓN DE 550.000 EUROS PARA LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO DE CEUTA

LUIS MANUEL AZNAR. CEUTA. www.elfaroceutamelilla.es

INICIO.

El Consejo de Gobierno aprobó ayer una subveción con carácter excepcional de quinientos cincuenta mil euros para la rehabilitación de la Iglesia de San Francisco.

sanfrancisco-obrasLa portavoz del equipo de gobierno y consejera de Medio Ambiente, Yolanda Bel, destacó que la figura de la subvención con carácter excepcional era la única posible en estas circunstancias, dado que no era una cuestión que figurara en los Presupuestos Generales de la Ciudad Autónoma para el presente año.
Recordó que la Iglesia de San Francisco es un bien protegido y “acusó de sobremanera las últimas lluvias torrenciales y ésa ha sido la causa de que sus cimientos se hayan resentido”.
Reflejó la portavoz gubernamental que con los quinientos cincuenta y cinco mil euros se podrá efectuar el estudio patológico, el proyecto de restauración y la adopción de las medidas cautelares.

Insistencia

Los medios de comunicación insistieron sobre la posibilidad de que hubiera existido alguna relación entre esta situación de la Iglesia de San Francisco y la construcción del aparcamiento subterráneo en la Plaza de los Reyes.
Yolanda Bel destacó que cuentan con un informe del arquitecto municipal, quien ha estado supervisando los desperfectos ocurridos en el citado templo regentado por la comunidad de los padres agustinos.
En el mismo se refleja, de manera directa, que no hay relación con las obras del aparcamiento subterráneo, sino incluso al revés, dado que se construyeron una serie de muros de refuerzo que han amortiguado ese resblandecimiento de los cimientos.
Igualmente, destacó que los padres agustinos han adoptado todas las medidas pedidas por los técnicos municipales para garantizar la seguridad del edificio, de ahí que se haya decidido su cierre desde el descubrimiento de la situación.

El estudio valora el movimiento de los estribos en las bóvedas y cúpula

san-franciscoEl estudio patológico de la iglesia de San Francisco continúa a buen ritmo y, actualmente, se encuentra en la fase de valoración de los estribos (zona en la que se apoyan los arcos), de la cúpula y las bóvedas que, según el arquitecto de la Ciudad, Javier Arnaiz, están sometidas a movimientos motivados por causas que aún están siendo objeto de estudio por parte del Laboratorio de Control de Calidad de Ceuta, encargado de este informe. “Las causas pueden ser varias, desde un desprendimiento o a la aspersión del pilar”, apunta.
En caso de tratarse de un movimiento de giro, Arnaiz indica que la deficiencia sería “fácilmente resoluble”, en cuanto pasaría simplemente por “atirantar los arcos” a fin de evitar su caída mientras se lleva a efecte el estudio patológico. En caso de tratarse de otro motivo, el problema tendría una solución algo más complicada, “entonces habría que entrar en temas de cimentaciones y ya no sería tan fácil”.
Paralelamente a la actuación en los estribos, Arnaiz señala que es necesario apuntalar los arcos y para ello, ya se está evaluando el tipo de andamio a colocar. Son un total de ocho unidades de andamiaje, de características muy concretas y que deben soportar un peso de entre cinco y diez toneladas y sobre los que se trabajará a una altura de hasta 15 metros. La colocación de este sistema se llevará a cabo en breve, aunque únicamente “a efectos de seguridad en la cúpula y las bóvedas” según señala Arnaiz.
En cuanto a las fisuras que presenta el edificio, cuya evolución también está siendo objeto de estudio, su tamaño podría haberse incrementado levemente, aunque el arquitecto achaca este hecho a ciertos “ensayos destructivos” que son necesarios hacer en la zona en cuestión, “hay que clavar testigos y quizá ha ocurrido algo que ha movido todos los que ya se pusieron hace seis meses”.
Respecto a las voces que apuntaban al aparcamiento subterráneo como motivo de las deficiencias de la parroquia, Arnaiz rompe una lanza a favor de estas obras, “no se puede avanzar nada”, aunque insiste en que ello no es óbice para que determinadas actuaciones perimetrales “hayan influenciado en acelerar un proceso de deterioro que ya estaba latente”.
Una iglesia que data del siglo XVIII y diversas intervenciones a lo largo de los años pueden también ser la causa del deterioro que hoy sufre este histórico edificio.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura