4 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

El Obispo confía en su gente para su futura sucesión

GEMA FREIRE / ANDALUCÍA INFORMACIÓN

INICIO

  • El vicario general, el vicario judicial y el rector del seminario forman su terna
  • Los ha descargado de parte de sus tareas para delegar en ellos asuntos de más calado

La fecha en la que se anunciará la retirada del actual obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza, es un misterio y lo seguirá siendo hasta el momento de su sucesión. No obstante, los primeros comentarios empiezan a sonar y los rumores comienzan a cuadrar.

Este periódico ha podido saber por fuentes cercanas al obispo que en su terna de sucesión figuran tres sacerdotes de su equipo más próximo. Se trata del vicario general de la Diócesis (su segundo de a bordo), Guillermo Domínguez Leonsegui; el vicario judicial, Pedro Velo González, y el actual rector del Seminario de San Bartolomé, José Manuel Daza Tello.

Los tres ocupan cargos de responsabilidad, están constantemente cerca del obispo y conocen muy bien el estado de la Diócesis. Además, todo coincide. Se da la circunstancia de que el obispo ha descargado a estas tres personas de parte de sus obligaciones para poder delegar en ellos asuntos de mayor calado.

Al parecer, esos son los tres nombres que el Prelado presentará (o ha presentado) al presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, para contar con su apoyo de cara a la propuesta final ante Benedicto XVI.

En este sentido, cada vez cobran más fuerza los rumores que apuntan a que el obispo de Cádiz no permanecerá en el cargo hasta 2012, a pesar de que alguna que otra vez el Prelado ha declarado públicamente su deseo de seguir ocupando ese puesto para la fecha. Así las cosas, tras la presentación de su carta de renuncia, el pasado 31 de julio, se han disparado los comentarios que aseguran que el obispo se siente cansado y que desearía retirarse a un monasterio para recuperar la paz que ha perdido durante gran parte de su vida al estar al frente de Diócesis y parroquias con muchas necesidades.

Pero lo cierto es que Antonio Ceballos sólo habla de su futuro con su entorno más cercano. Hasta ahora, lo único que ha comunicado públicamente es que ha puesto los próximos años de su vida a disposición del Papa y que se siente con fuerzas para continuar.

En el momento de su sucesión, uno de los pocos órganos de la Diócesis que seguirá funcionando a pleno derecho y que se encargará de administrarla mientras tanto será el Colegio de Consultores. Un órgano formado por sacerdotes que son elegidos por el obispo cada cinco años. Actualmente, este Colegio lo forman Francisco Correro, Antonio María Alcedo, Óscar González Esparragosa, Fructuoso Antolín, José María Bravo, Francisco Aragón, Juan Carlos Brea y Guillermo Domínguez Leonsegui.

El obispo de Cádiz nació el 31 de julio de 1935 en Alcalá la Real (Jaén). Cursó Humanidades y los Estudios eclesiásticos respectivamente en los Seminarios Diocesano Menor y Mayor de Jaén. Posteriormente, obtuvo el Doctorado en la Facultad de Teología de Granada. Fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1962. Fue ordenado obispo en la Catedral de Ciudad Rodrigo y tomó posesión de aquella Diócesis el 25 de marzo de 1988.

Actualmente es vocal de la Comisión Episcopal del Clero. El 10 de diciembre de 1993 fue nombrado Obispo de Cádiz y Ceuta, y Administrador Diocesano de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, hasta que definitivamente tomó posesión canónica de en esta Diócesis el 29 de enero de 1994.

Antonio Ceballos Atienza lleva casi 17 años al frente de una de las Diócesis más problemáticas de España por su nivel de paro y las necesidades de la población. No obstante, siempre se ha mostrado orgulloso de su nombramiento y parece que para su sucesión prefiere buscar dentro, antes de ir fuera.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura