22 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

El Papa decidirá en 2010 si el obispo se queda unos años más

GEMA FREIRE / ANDALUCÍA INFORMACIÓN

INICIO

  • El vicario de la Diócesis afirma que el prelado está “muy ilusionado con el Bicentenario”
  • Se descarta que se vaya a nombrar a un obispo coadjutor como ha ocurrido en Sevilla

imagen260.aspEl obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza, cumplirá el próximo 31 de julio 75 años. Llegado a esta edad el prelado tiene que poner su cargo a disposición del Papa para que éste decida si continúa en el cargo un tiempo más o si lo retira para dejarle descansar. Es la edad de “jubilación” marcada por las normas diocesanas, y aunque la última palabra la tiene el Pontífice, en su determinación influyen factores cómo el estado de salud del obispo, el cansancio de éste y el ritmo de trabajo que sería capaz de mantener desde ese momento en adelante.

La rumorología se ha desatado en los últimos meses. Algunos hablan de que Antonio Ceballos tiene pensado escoger el próximo 22 de mayo para despedirse, coincidiendo con la víspera de Pentecostés. El Obispado, como es perceptivo, ni desmiente ni afirma, pero de las palabras del vicario se percibe una intención totalmente distinta.
En este sentido, Guillermo Domínguez Leonsegui ha afirmado a INFORMACIÓN que Monseñor “está muy ilusionado y con las mismas ganas de seguir trabajando”.

Monseñor lleva 15 años en el cargo, e independientemente de que su gestión pueda gustar más o menos, lo cierto es que a lo largo de todos estos años el prelado se ha “pateado” todos los templos de la Diócesis. Es de todos conocido sus constantes sus viajes a Ceuta, porque como él mismo comentó en una ocasión “ me gusta estar cerca de todos para que noten que tienen a su referente cerca y que no les olvido”.

Su situación es distinta a la del arzobispo de Sevilla, Fray Carlos Amigo Vallejo. Desde finales de 2008, el cardenal tiene a su lado a un obispo coadjutor que lo sucederá en el cargo, Juan José Asenjo Peregrina, anterior obispo de Córdoba. En Cádiz esta opción no se contempla.

Domínguez Leonsegui prácticamente descarta que esta opción se vaya a dar en la Diócesis y también deja abierta la posibilidad de que el actual prelado continúe varios años más. Al menos así se deduce de la reflexión que el vicario realizó a este periódico: “El obispo tiene muchas ganas de continuar y está especialmente ilusionado con la celebración de Bicentenario de la Constitución de 1812”. Bajo estas palabras subyace la probabilidad de que Antonio Ceballos quiera dejar pasar el Doce para retirarse a descansar.

En cualquier caso, Monseñor presentará la carta al Nuncio en los próximos meses para que éste tome la decisión definitiva.

En lo que respecta al vicario, el propio Leonsegui reconoce que será difícil que él continúe desempeñando esta función una vez se nombre al nuevo obispo. “Lo normal es que la persona que asuma el cargo nombre a su equipo de confianza y por lo general no se suele corresponder con el equipo anterior”. A pesar de que dentro de la curia gaditana, probablemente sea él el que mejor conozca la Diócesis, Leonsegui descarta que vaya a ser él quien asuma el relevo de Antonio Ceballos Atienza. La cuestión es si Leonsegui se quedará como párroco de Santa Cruz o si tomará el cargo de vicario en otra Diócesis.

Aunque Guillermo Domínguez Leonsegui no tiene ningún poder de decisión, sí tiene opinión, y la suya es que Antonio Ceballos continúe en el cargo unos años más, “porque lo veo muy ilusionado con el Bicentenario y con las mismas ganas de trabajar, puedo decir que no se plantea ralentizar su ritmo de trabajo”.

En los últimos años a Monseñor se le ha visto especialmente cansado, y no han sido pocas las voces que critican la sobreprotección que ejercen sobre él algunos miembros de su equipo, manteniéndolo un poco al margen de los problemas que han podido ir apareciendo en la Diócesis, sobre todo los ligados al mundo de las cofradías.

Con estas palabras, el vicario, su mano derecha, una de las personas que más tiempo pasa con él, desmiente que Monseñor se encuentre desganado, más allá del cansancio que pueda producir el paso inexorable de los años.

En el caso de que se quede, a Ceballos le tocará vivir años muy duros, como la salida de la crisis, pero también momento.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura