23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

El proyecto de la nueva iglesia de Cortadura se retomará en octubre

GEMA FREIRE /ANDALUCÍA INFORMACIÓN

INICIO

Cada vez queda menos para que la nueva iglesia de Cortadura se convierta en una realidad tangible. Aunque el proyecto se ha quedado parado durante el verano tras la firma de la cesión del suelo por parte del Ayuntamiento de Cádiz, el Obispado prevé volver a retomarlo a partir de octubre, una vez que este asunto se aborde en el Consejo Económico que tendrá lugar a lo largo de dicho mes.

DibujoAsí lo ha confirmado a INFORMACIÓN el Vicario General de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Guillermo Domínguez Leonsegui, quien explicó que dicho órgano será el que concrete la inversión económica para la construcción del nuevo templo.

“Será entonces cuando se valore el presupuesto y se empiece a hablar con más profundidad de este proyecto en el que llevamos tanto tiempo insistiendo”, manifestó Leonsegui, quien aseguró que todavía no hay ningún dato más sobre la ejecución de dicha iglesia, cuyos terrenos fueron traspasados por el Ayuntamiento al Obispado el pasado mes de junio. De hecho, la autoridad eclesiástica ya había anunciado que no daría ningún paso hasta que no estuviera cerrada la operación de traspaso del terreno.

Evidentemente, por ahora también se desconoce cuál será el presupuesto, cómo se financiará, para cuándo estará listo el proyecto ni a qué arquitecto se le encargará.

El templo en cuestión se emplazará en los terrenos del antiguo Matadero Municipal, y contará con una superficie de suelo de 625 metros cuadrados. El nuevo edificio sería de mayores dimensiones que el de Santa Ana y tendría capacidad para albergar a unas 200 personas. Además, está previsto que incluya cinco salas de catequesis, un salón para cien personas y la vivienda parroquial. Desde el punto de vista histórico, será la primera iglesia que se construya en la capital desde el año 1974. Las últimas fueron la del barrio de Loreto y la de Santa Ana que se estableció en la plaza Helio como un templo provisional para dar respuesta a la demanda espiritural generada por el crecimiento de la población en la zona y que al final se ha mantenido durante más de 30 años.

Por lo que respecta a la nueva iglesia de Cortadura, el Obispado de Cádiz llevaba desde el año 1994 reclamando estos terrenos que, a su juicio, servirían para paliar la necesidad que tiene el barrio de contar con un nuevo templo, puesto que la actual parroquia de Santa Ana es un equipamiento que por sus dimensiones y por sus caracteristícas no puede absorber la demanda existente en dicha zona.

La cesión de los terrernos ha supuesto una operación que se ha dilatado mucho en el tiempo, entre otras cosas porque ha necesitado someter a exposición pública el cambio de propietario, anunciar la cesión en el Boletín Oficial de la Provincia y aprobarlo en el Pleno municipal. El proceso no estuvo exento de las críticas de Izquierda Unida, que rechazaba este uso y proponía que los terrenos fueran aprovechados para la ubicación de otras necesidades del barrio, es decir, otro tipo de equipamientos que no tuvieran que ser de carácter religioso.

En este sentido, hay que recordar que este nuevo templo irá ubicado cerca de los dos bloques que se destinarán a viviendas sociales y que, por lo tanto, acogerán a muchas familias que por cualquier circunstancia no puedan disponer de su vivienda. De ahí se deduce que esta parroquia tendrá que realizar una importante labor pastoral y, sobre todo social, porque probablemente, se verá obligada a paliar las necesidades que vayan surgiendo en el seno las familias de esta zona.

Al mismo tiempo, el Obispado sigue teniendo la mirada puesta en otros terrenos, los del barrio de Astilleros, a pesar de que la asociación de vecinos se ha mostrado en contra de su construcción, o más bien de que la Iglesia quiera hacerse con 600 metros cuadrados de los 1.800 que quedan libres en la zona. Junto a ella está previsto construir una guardería municipal, la sede de la entidad vecinal y un aparcamiento subterráneo.

En ambos casos, se trata de barrios que en los últimos años han ido creciendo y que a día de hoy cuentan con una importante densidad de población a falta de recursos, pero también de iglesias.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura