2 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

El Secretariado de Catequesis se reúnen con los catequistas en Ceuta

PRENSA-OBISPADO

INICIO

Momento del encuentro en Ceuta

A petición del Vicario General de Ceuta, padre Francisco Correro Tocón, el Secretariado de Catequesis, con su director Manuel López y el asesor Antonio Alcedo, tuvieron un encuentro el día 27 de noviembre con los catequistas de Ceuta, en el salón de  la Parroquia Ntra. Sra. de los Remedios.

D. Antonio Alcedo, subrayo la importancia de trabajar con el nuevo catecismo “Jesús es el Señor” por las nuevas dimensiones que aporta. Entre otras cosas dijo:

Hacer la opción por trabajar con el Catecismo “Jesús es el Señor” y con su Guía significa para los catequistas iniciar un nuevo modo de hacer la catequesis, dar a la catequesis un carácter de proceso de iniciación cristiana y también adoptar una nueva forma de proyectar y llevar a cabo  la formación de los catequistas.

Hay algunos principios básicos que los catequistas deben ir asumiendo para ir entrando en este nuevo modelo de catequesis:

  • La catequesis infantil tiene como finalidad iniciar al niño en el camino de la fe, que debe ir madurando hasta su condición de cristiano adulto. Es necesario, por tanto, abandonar la idea de que se trata de preparar para un sacramento.
  • El/la catequista es, ante todo, un cristiano adulto que da testimonio de su fe, a partir de su propia experiencia y acompaña (caminando un paso por delante) a quienes quieren hacer su propio camino de fe.
  • Es necesario que los catequistas (y los pastores) asuman que la iniciación cristiana es un proceso gradual, que tiene unas etapas que se deben respetar y que no se deben dar por supuestas en ningún caso (ver Guía páginas 24-25).
  • La formación de los catequistas debe ir realizándose según el esquema que se plantea en la Guía (páginas 49-51), es decir:
  • hay que atender al saber del catequista, conociendo el núcleo, en sus tres apartados: mensaje, objetivos y dimensiones.
  • hay que ayudar al catequista a ser, es decir, a crecer en su propia vida de cristiano adulto en el aspecto que considera el núcleo respectivo. Aquí se consideran dos aspectos: la espiritualidad del catequista (unidad fe-vida, oración) y la formación, ayudando a profundizar en el contenido del núcleo, a partir de las referencias al Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.
  • Hay que orientar al catequista en su hacer, ayudándole a conocer bien cada núcleo y cada tema, a fijar unos objetivos y unos pasos metodológicos, a estructurar cada sesión de catequesis, a proyectar y llevar a cabo una celebración.
  • La formación de los catequistas, para que sea práctica y eficaz, debe tener en cuenta las mismas dimensiones que se cuidan en la catequesis de los niños:

–  la vida;

–  la Palabra de Dios;

– la celebración;

–  la oración;

– la dimensión eclesial;

– la dimensión moral (aplicación a la vida y a la conducta)

El encuentro terminó con un intercambio de experiencias sobre la catequesis entre todos los asistentes, así como con el compromiso de continuar este tipo de formación de acuerdo con el Vicario, padre Francisco Correro.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura