Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

Flores blancas para la Inmaculada

ESTRELLA BLANCO / EUROPA SUR

INICIO

Los linenses cumplen un año más con la tradición de la ofrenda floral en la víspera del día grande de su patrona · Ciudadanos y autoridades presentan sus respetos a la bella imagen del sanroqueño Ortega Bru.

Los linenses acudieron ayer a presentar sus respetos a su patrona, la Inmaculada Concepción, con flores blancas para una mujer sin pecado concebida y que tuvo a bien ser la protectora del municipio.

La tradicional ofrenda floral, en la víspera del día grande de las fiestas patronales, se vivió con alegría y devoción. Hasta el santuario de la Inmaculada, que se erige imponente en la plaza de la Iglesia, acudieron familias y amigos, devotos de la bella imagen que realizó el escultor sanroqueño Luis Ortega Bru y que es orgullo de esta ciudad.

El acto comenzó a las doce del mediodía y el encargado de dirigirlo fue el padre Juan Valenzuela, párroco de la iglesia que se encuentra bajo la advocación de la patrona. Los presentes rezaron juntos el ángeles, antes de proceder a la ofrenda floral.

Mayores y pequeños se sentaron en los bancos para ser partícipes de este bello acto, mientras que en uno de los laterales de la iglesia, la Inmaculada Concepción observaba, sobre su paso, como los linenses venían a rendirle tributo.

La cantante de copla Pilar Pérez puso su voz al servicio de la patrona un año más y entonó en el altar la salve dedicada a la imagen de la Inmaculada Concepción. Los asistentes aplaudieron la bonita interpretación que realizó la cantante.

El padre Juan Valenzuela fue el encargado de entregar las medallas de la patrona a los asistentes que quisieron recibirla.

A depositar ramos de flores blancas a los pies de patrona acudió el alcalde, Alejandro Sánchez, acompañado de su esposa. El primer edil asistió con otros concejales del equipo de gobierno: Paqui López, María Teresa García Mellado y Rosario García. El PSOE también presentó sus respetos a la Inmaculada. Las ediles socialistas Ana Pureza Jiménez y Ana María Morales fueron las encargadas de llevar los ramos al santuario.

A la Inmaculada Concepción no le faltó el cariño de la junta de gobierno de su hermandad de gloria y del presidente y secretario del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan García Medina, y José Ramón Mata, respectivamente.

La reina juvenil de la Velada y Fiestas, Carolina Mateos, y sus damas también depositaron flores blancas a los pies de la Virgen, al igual que numerosos ciudadanos. Incluso los más pequeños quisieron engalanar a la Inmaculada, para lo que necesitaron la ayuda de sus padres o abuelos.

Fue un acto corto y sencillo, lleno de emotividad que sirvió como preámbulo a la solemne misa y la procesión de la patrona que tendrá lugar hoy.

La ofrenda floral no fue la única actividad que se llevó ayer a cabo ya que a las 19:30 se celebró la vigilia mariana y a las doce de la noche tuvo lugar la consagración de las familias a la protectora de los linenses y el canto de la salve. Este acto se ha celebrado tradicionalmente en los jardines municipales, donde se encuentra la estatua que la ciudad dedicó a su patrona pero esta vez, se realizó en la plaza de la Iglesia, ante las puertas del santuario. El motivo de este cambio son las obras de remodelación que se están llevando a cabo en la Casa Consistorial.

Atrás quedó ya el pregón de Marta Gutiérrez, que contó con el apoyo de la coral Inmaculada Concepción, a la hora de dedicar bellas palabras y colmar de piropos a la patrona. Después comenzó la novena, presidida cada día por una de las parroquias del municipio. Además, la misa del 4 de diciembre fue especial porque estuvo presidida por el obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos Atienza, día que también tuvo lugar el pregón infantil y la entrega de premios a los ganadores del concurso de redacción y dibujo.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura