17 de enero de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

LA «CASA DE LAS VIUDAS» BENDECIDA POR NUESTRO OBISPO

Nuria reina. CÁDIZ. www.lavozdigital.es

INICIO

012d1ca-cad-p1_1Con la eucaristía presidida por el obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, monseñor Antonio Ceballos Atienza, en el restaurado patio provisto de cuatro aljibes, la Casa Viudas quedó ayer bendecida. La música celestial del coro de San Francisco acompañó la ceremonia. El acto congregó a políticos, religiosos e infinidad de curiosos. En los primeros bancos se encontraban las 70 residentes que actualmente viven en este espacio de la Fundación Fragela. Y es que, aunque ayer fue inaugurada oficialmente, la residencia y el centro de estancia diurna comenzaron a dar servicio hace algo más de un mes con la llegada de las primeras huéspedes. Muchas de ellas ya vivían aquí antes de la rehabilitación y tuvieron que buscarse un nuevo cobijo durante los tres años que han durado los trabajos. «Estoy muy contenta porque se ha recuperado un edificio histórico. Recuerdo que aquí en estos cuatro aljibes del patio se recogía el agua de la lluvia cuando no había agua corriente en las casas. En verano estaba fresquita y en invierno se conservaba caliente», explicaba María Fernández Sacaluga, una mujer de 85 años que conoció la residencia de antes de cerrarse. La popular Casa de las Viudas es un edificio barroco del siglo XVII, situado en la plaza de Fragela, que ahora la Junta de Andalucía y la Fundación Fragela de Cádiz han recuperado como residencia y centro de estancia diurna para mayores con pocos recursos. «De esta manera esta casa vuelve a recuperar plenamente su sentido», recuerda el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán.
014d2ca-cad-p1_1
Los orígenes de la emblemática residencia se remontan a 1752, año en que se funda la Casa de Piedad de San Juan y San Pablo como la Casa de Viudas y Huérfanos para acoger a pobres viudas y doncellas huérfanas desvalidas. Este edificio fue mandado construir hace dos siglos por Juan Clat Fragela, un comerciante, con el fin de proteger y educar a estas mujeres.

Las obras de rehabilitación se han proyectado con respeto a los valores histórico-artísticos del edificio, que es una buena muestra de la arquitectura barroca andaluza, con las peculiaridades de la arquitectura gaditana, según detalló a este medio el arquitecto Juan Jiménez Mata. Asimismo se han conservado y restaurado fachadas, patio, escaleras, galerías, forjados de madera de planta baja y capilla.

Las 35 habitaciones, ubicadas en la primera planta, también han sufrido notables mejorías porque se habían quedado «antiguas». «En todos los dormitorios hemos incorporado cuartos de baño con la consiguiente instalación de cañerías de agua fría y caliente», detalla Jiménez. El edificio alberga un centro de estancia diurna con capacidad para 30 personas mayores con escasos recursos y 70 plazas más de residencia. Ayer, al final de la ceremonia, el júbilo se apoderó de las residentes porque, según ellas, la Casa Viudas «por fin había quedado inaugurada como Dios manda».