5 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

La Casa del Obispo debe cerrar su parte si quiere continuar las obras

VIRGINIA LEÓN / DIARIO DE CÁDIZ

INICIO

Monumentos Alavista dice que no tiene que asumir la ejecución del cerramiento, ante lo que el Ayuntamiento deniega el permiso para la puesta en valor de los restos.

La eterna pugna entre Monumentos Alavista y Ayuntamiento de Cádiz continúa. Cuando por fin parecía que las aguas iban a volver a su cauce, se ha desbordado nuevamente el asunto.

Así lo confirmaban las declaraciones que ayer daba a este medio el gerente de Monumentos Alavista, Germán Garbarino, quien denunció la última negativa del Consistorio gaditano a la concesión de la licencia de obras para continuar la segunda fase del yacimiento, que persigue la puesta en valor de los restos excavados bajo el mirador de Entre Catedrales.

El principal motivo de esta decisión, refrendada por el estudio realizado por el arquitecto municipal a tenor de la documentación presentada por Monumentos Alavista, es el rechazo de la «utilización como paso accesible o salida de emergencia de los espacios municipales fuera de la concesión», por parte de esta empresa, o lo que es lo mismo, los terrenos anexos a la zona de restos, propiedad del Consistorio.

Una obra que la empresa que explota el yacimiento considera crucial, «ya que por Ley debe existir una puerta de emergencia que no sea la de entrada, ya que la que teníamos nos la cerraron en 2007 con motivo de Entre Catedrales».

Este informe emitido por el gobierno municipal el pasado 1 de junio a Monumentos Alavista añade que, a tales efectos, «se construirá un cerramiento que contará con la aprobación de la Comisión de Patrimonio».

Bajo estas condiciones el Consistorio estaba dispuesto a conceder la licencia de obra para el proyecto de adecuación y puesta en valor de los restos. Pero la disconformidad de Monumentos Alavista de efectuar dicho plan se hizo patente en un nuevo comunicado al Ayuntamiento, obteniendo como resultado un dictamen desfavorable a tal proyecto de puesta en valor.

En este sentido, el gerente de la empresa manifestó en dicho comunicado, emitido con fecha del 3 de junio, que «la concesión es anterior a la obra en la que el Ayuntamiento promueve la edificación Entre Catedrales; que en los contenidos de dicha concesión no se incluye que a costa de mi parte se tenga que efectuar ningún cerramiento» y «que el cerramiento que pretenden efectuar a nuestro cargo es la propia terminación irregular de Entre Catedrales», entre otros puntos.

Así que, tras el cruce de informes y alegaciones, todo queda tal cual estaba desde hace meses. «Esta decisión repentina del Ayuntamiento de levantar una mampara, como condición a las obras de la segunda fase, nos parece coacción y abuso de poder», decía, tras comentar que «esta imposición queda prohibida por la Consejería, que en una carta del 17 de marzo comunicaba que debía evitarse la instalación de particiones que contradigan el planteamiento del espacio diáfano entre las dos Catedrales».

La «tardanza» en el pronunciamiento del Ayuntamiento también ha sido criticado, «ya que nos ha causado la pérdida de dos subvenciones que esta teníamos concedida por la Junta de Andalucía».

Tampoco existe pronunciación alguna sobre «la reparación de los daños que las obras del mirador ha causado en el interior del edificio», asegura.

Y mientras pasa la tormenta, aguardan su presentación en sociedad la tumba fenicia, las cisternas romanas de época republicana y las murallas del siglo XVI y XVII excavadas en el solar.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura