23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

LA CESIÓN DE LA PARCELA PARA CONTRUIR UNA IGLESIA EN ASTILLEROS NO TIENE FECHA

PABLO MANUEL DURIO / DIARIO DE CÁDIZ

INICIO

Para el Ayuntamiento, la pastilla situada junto a la nueva guardería «no es un asunto prioritario» y el Obispado, que prevé allí habilitar una parroquia, no tiene dinero para construir nuevos templo

A la izquierda de la fotografía, la pastilla del barrio de Astilleros en la que se prevé construir una iglesia.

La única parcela del barrio de Astilleros que queda pendiente de urbanizar no se prevé que se ocupe próximamente. Se trata de la pastilla situada al final de la calle América, en la conexión con la rotonda en la que finalizará el segundo puente, que el Ayuntamiento cederá -o, al menos, esa es la única intención que hasta ahora hay sobre la mesa- al Obispado para la construcción de una nueva iglesia. Y por el momento, en la agenda de la administración local no está señalado la firma del convenio de cesión y en los planes del Obispado tampoco entra la construcción de este equipamiento religioso.

Dotar a la zona de Astilleros de un nuevo templo es una idea que viene ya de años, cuando el Obispado planteó al Ayuntamiento tal posibilidad. Desde entonces se señaló esa pequeña pastilla que queda junto a la nueva guardería que ha construido el propio Ayuntamiento como el lugar destinado a la Iglesia. Pero hasta este momento no se ha formalizado la cesión del terreno. Ni parece que esto sea algo que vaya a producirse en los próximos meses.

El Ayuntamiento es muy claro al respecto: la cesión del solar para la construcción de una iglesia «no tiene fecha ni se le espera». Desde el Consistorio se asegura que el asunto está en proceso administrativo, ya que se trata de la enajenación de un bien patrimonial de la ciudad en favor del Obispado. Proceso que al parecer es lento y que no tiene fecha de finalización, a lo que se une que fuentes municipales afirman que «no es un asunto prioritario» actualmente para la administración local.

Paralelamente, en el Obispado tampoco tienen como prioridad ahora mismo la construcción de una parroquia en Astilleros. De hecho, recientemente este periódico informaba del plan de ajuste de la Iglesia gaditana, que se basaba fundamentalmente en paralizar todas las inversiones en templos con motivo de la crisis económica que también está pasando factura a la administración religiosa.

Esta paralización inversora se une a las numerosas acciones puntuales que el Obispado tiene programadas en iglesias de la diócesis y que también están a la espera de ejecutar por falta de recursos económicos.

Y al mismo tiempo, en la capital gaditana se cuenta con otro proyecto que tendría mayor prioridad que el de Astilleros. La construcción de la nueva parroquia de Cortadura. En este caso, el Ayuntamiento sí formalizó ya la cesión de la parcela situada en el antiguo Matadero para acoger la actividad pastoral de la zona de Cortadura, que actualmente se desarrolla en los bajos de un edificio de la Glorieta Helios. Se trata de 625 metros cuadrados que complicaban el proyecto del templo, ya que la Iglesia está acostumbrada a levantar iglesias en solares de 1.500 ó 2.000 metros cuadrados.

En el caso de Cortadura, desde el año 2009 viene trabajando el Obispado en la nueva iglesia, aunque las obras nunca han podido comenzar por falta de recursos. Ni siquiera se cuenta todavía con un proyecto. Y es que fuentes de la Iglesia han informado en varias ocasiones que habilitar un nuevo espacio religioso supone un coste mínimo de un millón de euros, cantidad del todo inalcanzable para una Iglesia con pocos recursos y con muchas necesidades de restauración de templos y edificios y con un importante gasto social al tratarse de una de las diócesis donde más afecta el desempleo y ahora la crisis económica.

Así las cosas, el recorrido para que Cádiz cuente con dos nuevas iglesias se antoja bastante largo (la cesión del antiguo Matadero se venía gestionando desde 1994 y no se cerró hasta 2009). Y en el caso de Astilleros, darle uso a la única pastilla que hoy queda sin urbanizar y sin proyecto concreto de futuro parece que será algo todavía más lejano.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura