17 de enero de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

La Diócesis de Cádiz y Ceuta plantea aplicar medidas preventivas a partir de septiembre para evitar el contagio

EUROPA PRESS

INICIO

Padre Guillermo Domínguez, Vicario General de Cádiz
Padre Guillermo Domínguez, Vicario General de Cádiz

La Diócesis de Cádiz y Ceuta anunció hoy que está «a la espera» de que la Conferencia Episcopal» realice algún tipo de orientación conjunta para que todas las diócesis puedan adoptar las mismas medidas preventivas encaminadas a evitar el contagio del virus A/H1N1 en los templos. No obstante, avanzó que la Diócesis plantea aplicar una serie de orientaciones a partir de septiembre.

El vicario general de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Guillermo Domínguez Leonsegui, explicó a Europa Press que lo que a día de hoy ha hecho el Ministerio de Sanidad es dar una serie de «orientaciones», pero «ninguna norma taxativa u obligatoria». En cualquier caso, consideró «bueno» aplicar una serie de criterios en los lugares donde concurren numerosas personas, entre los que se incluyen los templos.

Así, señaló que la Diócesis está «muy pendiente de lo que están haciendo en otras diócesis del mundo donde, quizás, la gripe A ha tenido mayor incidencia». De este modo, las medidas que aplicarían son «muy sencillas» y encaminadas a «evitar el contacto físico» y que, a su juicio, podrían ser «eficaces».

En este sentido, insistió en que están esperando algún tipo de posición conjunta por parte de la Conferencia Episcopal, aunque, de no ser así, a principios de septiembre aplicarían algunas orientaciones, como quitar el rito de la paz, el agua bendita de las iglesias y el beso a las imágenes.

En cuanto a los besos a las imágenes, el vicario general apuntó que la mayoría de las imágenes «de gran devoción» suelen pertenecer a las cofradías. Por ello, tratarían de estudiar con las distintas juntas de gobierno la manera de evitarlo. Lo que ocurre, reflexionó, es que sería «complicado» conseguirlo, puesto que la gente «a veces es muy impetuosa» y habría que buscar el modo de proteger la imagen.

En relación a la comunión, dijo que la Iglesia es «muy respetuosa» en este asunto. Domínguez Leonsegui explicó que existen dos opciones para recibir la comunión: directamente en la boca o en la mano. En este sentido, «ni la Conferencia Episcopal ni la Santa Sede» se han pronunciado, por lo que «salvo una imposición taxativa», la Diócesis «respetará a cada uno» y no obligará a recibirla en la mano, puesto que «se trata de un momento muy importante en la vida del cristiano».

Finalmente, destacó que no pretenden crear «una alarma innecesaria» porque «no lo ha hecho el Ministerio de Sanidad y nosotros tampoco lo haremos». Sin embargo, mostró su disposición a «hacer lo que estén en nuestra mano, que es orientar a los fieles para que, entre todos, podamos evitar el contagio en la medida de lo posible», concluyó.