22 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

LA DIÓCESIS NO PONDRÁ OBSTÁCULOS PARA BAUTIZAR AL PEQUEÑO JAVIER

O. CARBALLAR, R. BOCANEGRA.      www.publico.es

INICIO.

El Obispado de Cádiz afirma que la forma de gestación, la selección genética, no interfiere.

1237584980468_ef831ebe-a216-42b0-ac4e-b246de05f572_dnLa Iglesia no comulga con la técnica de selección de embriones por la que nació Javier, pero no lo considera un obstáculo para que el bebé sea bautizado. «El obispo no va a poner ninguna pega para que el niño reciba el sacramento; la forma de gestación del niño no interfiere», aseguró este viernes un portavoz del Obispado de Cádiz. La condición, «en este caso y en todos», es que los padres se comprometan a ofrecerle una educación cristiana. «En esto es el párroco el que tiene la última palabra», añade.

Una familia católica

Soledad Puertas y Andrés Mariscal, los padres de Andrés, el primer niño en el mundo curado de betatalasemia mayor gracias a su hermano Javier, seleccionado genéticamente se consideran católicos. Se casaron por la Iglesia, bautizaron a Andrés ahora con siete años y su deseo es hacerlo también con Javier, de cinco meses. Aún no han comenzado los trámites, porque prácticamente acaban de salir del hospital. «No sabemos aún si lo bautizaremos en Algeciras (donde residen) o en Sevilla, de donde es la madrina y donde nació Javier y se curó Andrés, aunque nos falta el padrino», afirma el padre.

Al igual que el Obispado, el párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Palma, en Algeciras, asegura no tener ningún problema en bautizar a este niño o a cualquier otro que cumpla con el objetivo del sacramento. «Es algo muy personal, yo no conozco a la familia, si ellos no me lo dicen, yo no voy a investigar cómo ha sido gestado; pero, en cualquier caso, actuaría de forma común, con el mismo criterio que con todos los niños», asegura. La familia insiste: «Nosotros no hemos matado a nadie, hemos salvado dos vidas».

Críticas a la Iglesia

1237497777787detallednAndrés muestra una estampa de la Virgen de Valme. Se ha caído de la carpeta de plástico donde su madre guarda los informes médicos. Y hay más: una del Sagrado Corazón de Jesús, otra de Santa Ana y una tercera de la Virgen de Fátima, la de los milagros.

«Para que luego diga la Iglesia, porque este milagro también ha sido posible gracias a ellos [los santos]», dice Soledad. «Yo he ido a rezar día tras día a la capilla del Virgen del Rocío«, añade Andrés padre. Ambos posan sonrientes en su foto de boda, en un lateral del salón. Se casaron por la Iglesia en 2000, bautizaron a su primer hijo en 2002 y bautizarán al segundo cuando se queden un poco más tranquilos. «Yo soy católica, pero normal», dice Soledad.

«Espero que nos dejen», matiza el padre. «Si no, lo llevo al chorro, que echa agua fresquísima y buenísima, le meto la cabeza debajo y lo bautizo yo», sentencia, contrariado por las críticas de la Iglesia. «Los obispos, porque yo de los curas no he escuchado nada, se tendrían que haber venido a vivir con nosotros todo este tiempo, antes de la operación, que se hubieran puesto en nuestro pellejo. Mientras, ellos estaban durmiendo o rezando», zanja Soledad con Javier, sonriente, en sus brazos. «Sería chocante que no nos dejaran bautizarlo», remacha. Lo normal es que pueda bautizarse, pues es él quien entra en la Iglesia, no sus familiares, informa Jesús Bastante.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=60Y7-nGtYcM]

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura