23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

“LA IGLESIA JAMÁS SE DESPRENDERÁ DE SU PATRIMONIO. LO HA CUIDADO Y LO CUIDARÁ”

NACHO GALLEGO. CEUTA.    www.elfaroceutamelilla.es

INICIO.

obispo1Recién terminada la Semana Santa, el obispo, Antonio Ceballos Atienza, vuelve a Ceuta para acompañar a los delegados diocesanos de Andalucía. Durante su visita, ‘El Faro’ habló con él para comentar el trabajo de la Iglesia frente a la crisis y valorar el estado actual de la fe.

–¿Cómo ha vivido la Semana Santa?
–Este año comencé aquí en Ceuta, viviendo la entrada triunfal del Domingo de Ramos, luego estuve en la Vigilia Pascual, la Misa Grimal y en el Medinaceli. Debo admitir que me pareció todo extraordinario. De aquí me fui a Cádiz donde tuve la Misa Grimal con el resto de los sacerdotes. Debo decir que ha sido muy positiva y muy buena, tanto en Cádiz como en Ceuta. Hay que admitir que en Ceuta las cosas se realizan muy bien y se preparan magnificamente.
–¿Cree que la Semana Santa se ha convertido en un espectáculo más que en un acto de fe?
–A ver. Aquí hay una cosa clara. Lo religioso tiene lo que llamaríamos una preponderancia, pero también es algo cultural, ya que realmente en los pasos procesionan unas imágenes excelentes, por lo que culturalmente hay mucho que disfrutar. Podríamos decir que es una mezcla de cultura y religión, donde la religión es lo más importante y se produce una mezcla bien compensada, ya que las figuras son realmente de categoría.
–En Ceuta, donde conviven cuatro culturas, la celebración de la Semana Santa es verdaderamente importante…
–Ceuta es un testimonio, y al mismo tiempo un signo y un ejemplo, de cómo todo el mundo colabora, venga de donde venga, para que las cosas se hagan lo mejor posible. Afortunadamente, las hermandades están pudiendo trabajar muy bien, fomentando una Semana Santa muy abierta, apta para todos los ciudadanos. La Semana Santa es algo que aquí se comprende muy bien y se lleva a cabo del mismo modo.
–Usted es obispo de Cádiz y Ceuta pero, ¿cree que haría falta un obispo propio en la ciudad?
–Yo hago todo lo posible por que estén bien cubiertas todas las necesidades. Pero si algún día hay un obispo en Ceuta, pues mejor que mejor. Eso sí, todo depende de la Santa Sede. De momento no creo que sea necesario. Como acabo de decir, yo hago todo lo posible por cubrir las necesidades de Ceuta. Además, el vicario general (Francisco Correro) está haciendo un trabajo estupendo, también los religiosos y religiosas de la comunidad cristiana, que colaboran activamente. No querría olvidar decir que los mismos cristianos están colaborando de forma magnífica. Por mi parte, la semana pasada estuve aquí y ahora voy a estar otro par de días en la ciudad. Se puede decir que estoy más tiempo aquí que en Cádiz.
–La iglesia de África está haciendo una importante labor con los inmigrantes. ¿Cómo la valora?
–La Iglesia, tradicionalmente, ha estado siempre atenta a las necesidades que han ido surgiendo. Yo siempre digo que la Iglesia es pionera en caridad, en el amor y en el servicio, y sobre todo con los inmigrantes. En Ceuta, cuando aparecen las necesidades se atienden de la mejor forma posible. Es cierto que no es posible hacerlo todo, pero se hacen cosas. Venga el que venga, la Iglesia siempre está dispuesta a tender la mano, a no pasar de largo. Ahora tenemos un serio problema con la crisis, que está produciendo paro y apuros económicos. A esto también estamos dando respuesta en la medida que podemos.
–¿Cuál es esa respuesta?
–Yo mandé una carta pastoral en la que hago caer en la cuenta de como puede ser la colaboración de la Iglesia. Afortunadamente, la diócesis de Cádiz y Ceuta está respondiendo muy bien a esas orientaciones que yo daba en la citada carta pastoral con motivo de la Cuaresma.
–Entre otras cosas, usted llamaba a donar el diez por ciento de nuestros ingresos a la Iglesia para ayudar a los demás…
–Sí, y sigo manteniéndolo. Mientras exista esta necesidad que hay actualmente habrá que apretarse el cinturón y ayudar a los demás. Parece ser que esta situación va para largo, esperemos que esto no sea así. Ojalá que se acabe pronto.
–En Ceuta, tanto Cruz Blanca como Cáritas estaban teniendo problemas para seguir prestando su ayuda…
–En lo referente a Cruz Blanca, ellos me enseñaron el triste estado en que quedó su cocina tras el incendio. Yo he sido el primero que ha colaborado con ella para que esta situación pueda arreglarse cuanto antes. Hay que reconocer que Cruz Blanca tiene muchas ayudas, y aquí en Ceuta más. Esperemos que con las ayudas que les han llegado ya y las que les van a llegar en el futuro puedan solucionar su situación.
–Estamos en crisis, usted llama a donar parte de nuestro dinero, todos tenemos que colaborar. ¿Y la Iglesia? El patrimonio que atesora es muy importante. ¿Lo vendería para ayudar a los ciudadanos?
–La Iglesia siempre ha sido muy respetuosa con el patrimonio. Lo ha cuidado y lo seguirá cuidando. Jamás se desprenderá de ello. Si hay que buscar  otra serie de ayudas se hará así, por ejemplo desprenderse de uno mismo. Comenzaría el mismo obispo, que dejaría lo que tiene para los pobres, como ejemplo para el resto de cristianos que actuarían igual. Pero el patrimonio hay que respetarlo, no es algo que se pueda conseguir, tenemos que respetarlo entre todos.
–¿Debe el Estado colaborar con la Iglesia para salir de la crisis?
–Realmente son ellos los primeros que deben hacerlo, ya que la Iglesia es algo que hace porque le interesan las personas y está siempre al tanto de ellas y de su servicio, pero es el Estado el que tiene que tirar del carro y apostar por el bienestar de la gente.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura