23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

LA PARTICIPACIÓN DE LOS CATÓLICOS EN EL CARNAVAL SIEMPRE HA SIDO ACEPTADA POR LA DIÓCESIS DE CÁDIZ Y CEUTA

Mayte Huguet. CÁDIZ www.lavozdigital.es

INICIO.

002d2ca-cad-p1_1El Carnaval es la fiesta reina de Cádiz. Nadie lo pone en duda. La ciudad se vuelca para su celebración en la que colaboran todos: pequeños y grandes, jóvenes y mayores, agnósticos, ateos y cristianos. Quizás la participación en el Carnaval de los que se declaran cristianos, y sobre todo los denominados «cofrades» es amplia. Bastantes son los componentes de chirigotas, comparsas, cuartetos y coros que, cuando llega la Semana Santa, se visten con su hábito para acompañar a sus titulares. Algunas ninfas pertenecen al grupo joven de su cofradía. Otros han sido miembros del jurado oficial y pertenecen a la junta de gobierno de una corporación. Pero todos compaginan ambas fiestas. Pero siempre siendo coherentes con sus pensamientos y su condición de católicos.

Sin embargo en los últimos años ha surgido un sector de aficionados que creen que el Carnaval y la Semana Santa no pueden ir de la mano. Algunos no entienden como un hermano mayor de una cofradía puede escribir una comparsa. O un cargador salir en un coro o escribir una comparsa (recuerden a Antonio Martínez Ares que, hoy en día, continúa perteneciendo a la cuadrilla de cargadores de la cofradía de Vera-Cruz).

Pero la realidad es bien distinta. En cada agrupación, y son más de 140 las que participan en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, existe una media de tres componentes que trabajan por las cofradías. La cuadrillas como la de la Virgen de Las Penas está formada por integrantes de coros, chirigotas y cuartetos. En la junta de gobierno de Vera-Cruz dos de sus miembros cantan en un coro. Los rocieros también tienen su sitio en el Carnaval y muchos ponen sus voces a pasodobles y cuplés.

Y es que la mitad de los miembros de cada grupo se declara creyente o que le gusta disfrutar de las salidas procesionales en Semana Santa.

Bien visto

La participación de los católicos en el Carnaval siempre ha sido aceptada por la Diócesis de Cádiz y Ceuta. La institución nunca han prohibido a los hermanos de las corporaciones que formen parte de un coro, una chirigota, una comparsa o un cuarteto. Desde el Obispado consideran que es una afición, aunque siempre deben ser coherentes con sus creencias a la hora de cantar las coplas.

Sólo la Iglesia de Cádiz ha criticado a las agrupaciones de Carnaval cuando han considerado que sus repertorios han sido ofensivos para los católicos. Dos cuartetos no obtuvieron el beneplácito del Obispado. O la letra que Antonio Martínez Ares escribió en contra del Vaticano con la comparsa Los Miserables. Pero eso son simple anécdotas dentro de una fiesta que se considera libre.

Desde el Consejo de Hermandades y Cofradías tampoco existe recelo a la participación de cofrades en el Carnaval. Son aficiones diferentes. Y el católico que es responsable con sus ideas sabe reaccionar en cada una de las situaciones, salvo en contadas ocasiones. El que fuera capataz de la Virgen de Las Lágrimas de la cofradía de Columna, Javier Bancalero, cantó con el coro del que formaba parte, El mejor coro del mundo, hace tres años una letra contra el párroco de San Antonio tras aprobar un decreto que expulsaba a la junta de gobierno por diferencias en el traslado a la Catedral del Resucitado. La decisión por parte del director espiritual fue fulminante: fue destituido de su cargo como capataz.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura