4 de marzo de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

La Vicaría Judicial tramita una media de 20 nulidades matrimoniales al año

P.M.DURIO / DIARIO DE CÁDIZ

INICIO

Otro de los asuntos a los que dedica buena parte de su labor la Vicaría Judicial del Obispado es la de las nulidades matrimoniales. Así, desde que se iniciara el siglo XXI se han tramitado una media de veinte solicitudes de nulidad al año, a lo que hay que sumar los procesos de matrimonio rato y no consumado, que en palabras del vicario judicial, Pedro Velo, «es un privilegio por el que aquellos matrimonios que no se han consumado formalmente, el Papa los dispensa por el bien de los esposos».

Los procesos de nulidad presentados cada año y los tramitados no se corresponden. Y esto se debe principalmente a que antes del año 2001 había un alto número de expedientes que no habían sido resueltos por la Vicaría Judicial. Así, desde ese año 2001 hasta ahora se han presentado más de un centenar de solicitudes de nulidad matrimonial. Y, curiosamente, ha sido en el pasado año cuando se produjo un descenso considerable en el número de solicitudes. Hasta entonces, la media anual era de catorce expedientes presentados; y en 2009 la cifra bajó hasta las seis demandas. Un dato que podría estar relacionado con la crisis económica actual, como de hecho ha ocurrido también con los divorcios civiles.

En función de las nulidades que cada año se presentan en el Obispado, ha sido 2001 y 2007 los períodos en los que más solicitudes se recibieron (18 en cada uno de ellos), mientras que en la gestión y tramitación de la Vicaría Judicial destacan los años 2003 y 2006 (con 26 nulidades resueltas cada año) y el año 2009 (con 25).

Por ahora, en la Vicaría Judicial siguen pendientes de resolución tan solo cuatro demandas de nulidad, que se unirán a las que hayan podido presentarse a lo largo de estos meses del año 2010.

En estos procesos, hay que tener en cuenta que la Vicaría Judicial delibera sobre cada demanda de nulidad en primera instancia, correspondiendo a Sevilla la decisión final sobre cada expediente matrimonial. Y en el caso de los matrimonios rato y no consumado, es la Santa Sede la que lleva el proceso (con los trámites que se soliciten al Obispado de Cádiz y Ceuta).

Para todo ello, hay establecidas unas tasas que durante 2009 fueron de 820 euros para la parte actora y 400 para la parte demandada en cada proceso de nulidad matrimonial; cifras que ascendieron hasta los 950 euros impuestos por Roma y 500 por el Obispado de Cádiz para los casos de disolución del matrimonio por no haberse consumado. No obstante, la Vicaría Judicial aclara que mediante el patrocinio gratuito o semigratuito «nadie queda privado de su derecho a incoar una demanda de nulidad o un expediente de disolución del vínculo por causas de naturaleza económica».

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura