23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

LOS GIBRALTAREÑOS ENTIERRAN AL OBISPO EMÉRITO BERNARD PATRICK DEVLIN

EUROPA SUR / GIBRALTAR

INICIO

Representantes de clero de ambos lados de la Verja acompañan al féretro desde Santa Teresa a la Catedral

El cortejo lleva el féretro donde reposan los restos del padre Devlin.

Los gibraltareños despidieron ayer al ex obispo Bernard Patrick Devlin en un sentido funeral que se ofició en la Catedral de Santa María la Coronada después de que este falleciera el pasado miércoles a la edad de 89 años en la residencia de sacerdotes del Peñón.

Los ciudadanos han podido durante estos días presentarle sus respetos en la iglesia de Santa Teresa, donde se instaló la capilla ardiente, y ayer le dieron su último adiós.

Bernard Patrick Devlin fue una persona muy querida en Gibraltar, ya que fue obispo desde 1985 hasta 1998, cuando le sucedió en el puesto Charles Caruana, que también falleció hace unos dos meses.

Antes de que se oficiara el funeral, el cuerpo ya sin vida del padre Devlin fue trasladado desde la iglesia, que él mismo fundó, hasta la catedral acompañado por el camino por los miembros del clero del Peñón y de la comarca y por el sonido de las gaitas.

También acudió al funeral el obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, y el arcipreste de La Línea de la Concepción, Juan Valenzuela, que quisieron acompañar a la comunidad católica de Gibraltar en este duro trance.

El servicio que desempeñó este sacerdote irlandés en Gibraltar obtuvo su reconocimiento y fue nombrado comandante de la Orden de San Miguel y San Jorge en una de las listas honoríficas de su majestad la reina y ya jubilado se le concedió la Medalla de la Ciudad, que es el más alto honor que se puede conceder en Gibraltar. Bernard Patrick Devlin fue ordenado sacerdote en 1945 y se incorporó a la Diócesis del Peñón un año después por lo que toda su vida ha estado ligada a Gibraltar y muy especialmente a la iglesia de Santa Teresa.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura