23 de abril de 2021

Tu Diócesis

INFORMACIÓN RELIGIOSA EN RED

Nacer a la luz de la fe

JUANJO OLIVA / EL FARO DE CEUTA

INICIO

bautizo negritoMonseñor Antonio Ceballos Atienza, obispo de Cádiz y Ceuta, es quien sostiene la concha que, por la gracia del Espíritu Santo, hizo ayer renacer a esta somalí al cristianismo.

En total, un grupo de cuatros subsaharianos recibieron la iniciación para adultos, la cual incluye el bautismo, la comunión y la confirmación, mientras que otros siete inmigrantes sólo recibieron el tercer sacramento ya que fueron bendecidos con anterioridad en la ciudad autónoma o bien en sus países de origen.

El Santuario de Santa María de África abrazó esta especial eucaristía que también contó con la intervención de Francisco Correro, vicario general de la diócesis de Cádiz y Ceuta, y José Manuel González, deán de la Catedral de Ceuta. Al término de la celebración, el obispo reveló su “satisfacción” y resaltó que es un “gran día” para la familia de la iglesia universal que “crece a diario” sin distinciones por raza o nacionalidad. Esta iniciación es oficiada exclusivamente por el obispo o la persona sobre la que delegue esta función, normalmente en la figura del párroco, según explicó Alejandro Alberto Duarte, diácono e intérprete de los pasajes bíblicos pronunciados durante esta santa misa.

“¿Cómo se hace un cristiano? Hoy lo vamos a presenciar a través del bautismo. ¿Cómo se fortalece a un cristiano? Hoy lo vamos a comprobar a través de estos catecúmenos”, señaló monseñor Ceballos desde el altar de la iglesia de África, quien reveló que los subsaharianos Faith, Francis, Godspower, Francis y Rita comenzaron su andadura eterna junto a Jesucristo en una ceremonia que simboliza la fortaleza. Tras el tradicional “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, los padrinos y madrinas le dieron la luz a estos cuatro nuevos cristianos que se entregaron a Dios para recibir el perdón por el pecado original.

La confirmación, sacramento en el que cada hijo del Señor descubre su lugar en el cristianismo, fue recibida, además de por el grupo anterior, por otros siete subsaharianos: Jean Jacques, Jony, Wamba, Tarsokwa, Víctor, Rose y John Peter, quien expresaron el compromiso alcanzado con sus padres para escuchar fielmente la palabra de Dios. “Allá dónde estéis, ya nunca os faltará la presencia de Dios en vuestras vidas y conoceréis progresivamente a Jesucristo”, indicó el obispo.

“Me siento muy bien después de encontrarme con el Señor”, comenta Faith ataviada con prendas de color inmaculado mientras saluda al resto de inmigrantes que contemplan la escena desde los bancos. Todos quieren inmortalizar el momento y toman fotografías de los momentos más significativos de esta misa, como fue la entrega del cuerpo de Cristo durante la comunión o la genuflexión como demostración de respeto al recibir la luz de aquellos seres queridos que les acompañaron durante el bautismo.

Las hermanas vedrunas entonaron cánticos religiosos en los que exaltaron la alegría de la iniciación a la vida cristiana y elevaron al cielo un aleluya por la resurrección de Jesucristo. Los oradores repasaron los pasajes bíblicosdedicados a la festividad de Pentecostés además de fragmentos de los Hechos de los Apóstoles y del Evangelio según San Juan, el cual fue traducido por el diácono.

Los subsaharianos reunidos para compartir este importante paso espiritual con quienes cumplieron ayer con los sacramentos cristianos, se dieron la paz en un ambiente de fraternidad que se mantuvo durante la sesión de fotografías posterior a la eucaristía en la que, entre abrazos y buenos propósitos, once nuevas personas pasan a formar parte de la gran familia de la iglesia universal.

Puede que te interese

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
4 minutos de lectura